Caminandar

En Proceso

Caminandar, es un proyecto de investigación – creación formulado por el grupo interdisciplinario HiperLab, un laboratorio hipermedia que ha contado con el respaldado de distintas becas de creación por parte de la Universidad del Valle y la Alcaldía de Santiago de Cali, y en cual se han desarrollado distintas prácticas creativas que exploran medios como el dibujo hasta instalaciones interactivas y realidad virtual.

En esta oportunidad proponemos la obra Caminandar, un proyecto editorial que busca resaltar el legado ancestral y cultural de las comunidades negras del pacífico sur colombiano. El trabajo de campo se ha desarrollado en la isla de la Plata (Bahía Málaga) localizada en el parque nacional natural URAMBA, departamento del Valle del Cauca, municipio de Buenaventura, un territorio caracterizado por el potencial creativo de sus habitantes y por exuberante biodiversidad en fauna y flora.

El problema que actualmente enfrenta esta comunidad es la falta de herramientas para la protección y la preservación de su legado cultural. Sus prácticas de creación ancestrales están muriendo junto con sus mayores. El libro es entonces, una resistencia al paso del tiempo y la fuerza de la selva que amenaza con tragárselo todo llevándose consigo misma los más antiguos y misteriosos secretos como lo llaman los mayores. Ombligar a los recién nacidos para imponerles poderes y fuerzas de la naturaleza y de los animales, curar la mordedura de arañas y serpientes, la partería que ayudaba a nacer a todos y cada uno de sus habitantes, las músicas al son del bombo y la marimba, y los cuentos sobre peces gigantes que castigaban a los mal porta’os. Cuidar el caminandar es conocer la raíz y enderezar la rama, es mantener lo esencial para sostener una isla metida en lo profundo de la Bahía de Málaga donde solo la fortaleza de la memoria sostiene el recuerdo de los viejos constructores de lanchas de madera, no cualquier madera, madera cortada en luna nueva y a la hora que el mayor lo diga.

Caminandar es una resistencia creada por todos, una pregunta por el origen y una caja que buscará resguardar un legado que agoniza pero que sigue en pie. La empatía y el reconocimiento para convertir la cotidianidad en una práctica de creación, en el reconocimiento del otro y por ende de nosotros mismos.